En el 2012, un estudio realizado por el Dr. Bradley Price demostró que las mujeres que realizaron entrenamientos y ejercicios para embarazadas cuatro veces por semana tuvieron una menor probabilidad de tener cesáreas no planificadas y desarrollo de diabetes gestacional en comparación a mujeres que no ejercitaban regularmente.