Un estudio de la Universidad Estatal de Iowa asocia el entrenamiento de fuerza con una reducción entre un 40 y un 70 por ciento del riesgo de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

No te sientes en el sofá después de comer, puedes cambiarle las luces al árbol o aprovechar el día para salir a pasear con los amigos. De esta manera evitarás sentirte hinchado y ayudarás al organismo a procesar mejor las comidas pesadas de estos días.

Cuando elijas un ejercicio de Core, piensa más en cómo esa variante está afectando a tu espalda en el momento y 24 horas después de hacerla. Nada de lo que hagas debería consistir en entrenar con la presencia de dolor.

En el 2012, un estudio realizado por el Dr. Bradley Price demostró que las mujeres que realizaron entrenamientos y ejercicios para embarazadas cuatro veces por semana tuvieron una menor probabilidad de tener cesáreas no planificadas y desarrollo de diabetes gestacional en comparación a mujeres que no ejercitaban regularmente.

Si eres de las que han decidido adoptar un estilo de vida saludable e incluir el deporte en tu día a día estás de enhorabuena, ya has logrado la parte más difícil, dar el paso. Sin embargo, para conseguir una silueta más esbelta y saludable no basta con machacarse en el gimnasio y olvidarse del resto,