core-training-wfitzone

Modificaciones seguras de ejercicios «modernos» que tienen en cuenta una espalda sensible. Cuando elijas un ejercicio de Core, piensa más en cómo esa variante está afectando a tu espalda en el momento y 24 horas después de hacerla. Nada de lo que hagas debería consistir en entrenar con la presencia de dolor. Muchas veces, la irritación o incomodidad de un ejercicio te “golpeará” el próximo día, una vez que la química de las sensaciones del entrenamiento haya cesado.

Una orientación correcta de las modificaciones para progresar a mayores dificultades, seguras para ti. Una vez que hayas marcado tu propio umbral de “seguridad”, es hora de comenzar a modificar el ejercicio para que se ajuste a tus necesidades. Hay muchísimas formas de hacer esto, así que repasaremos sólo algunas que considero importantes. Si estás experimentando dolor:

core-training-wfitzone

1. Comprueba la posición de tu pelvis

¿Es NEUTRAL? Especialmente con los ejercicios que verás a continuación es fundamental que elimines el estrés indeseado de la columna lumbar. Parte de dicho estrés es causado por una columna muy extendida o muy flexionada a nivel lumbar. Si tienes dolor lumbar, sencillamente estar hiper extendido o hiper flexionado hará que todo sea peor cuando añadas compresión.

Importante: A veces, el dolor es el resultado de estar “atrapado” en una posición sobre extendida o sobre flexionada. Permitir el “acceso” a rangos de movimiento puede cambiar el juego. Una forma de “movilizar” la zona más rígida, la lumbar, es realizar movimientos de la espalda segmentados, es decir, el típico gato-vaca, pero poniendo énfasis en las zonas de la espalda, que sean movibles independientemente. Lo primero, obviamente, es aprender a conseguir tu “ESPALDA NEUTRA”.

2. Acerca las cargas o extremidades al cuerpo.

Prueba esto: Si tienes dolor, agarra un disco de 5 kg y mantenlo en frente tuyo, con los codos estirados y brazos rectos. ¿Qué tal tu lumbar en esa posición? Ahora acerca el disco un poco hacia el pecho, ¿se alivia? La mayoría de los problemas de inestabilidad producirán dolor con el brazo extendido. Cuanto más cerca esté la carga de tu cuerpo, menos tienes que combatir para permanecer erguido. Esto es aplicable, por ejemplo, a las planchas (frontal y lateral) o al pallof press. Cuanto más extendido estés en la plancha, mayor estrés pondrás sobre tus irritados lumbares. Lo mismo pasa con el pallof press, mientras más extendidos estén tus brazos, más demanda tendrá la parte inferior de tu espalda.

core-training-wfitzone

3. Controla tus puntos de dolor. Cuando entrenas tu Core para aliviar el dolor lumbar debes adoptar esta forma de pensar.

No se trata del ejercicio que estás haciendo sino de la posición de tus puntos de dolor cuando haces el ejercicio.

No te dejes atrapar por el “ejercicio específico”, ni por el esquema de repeticiones/series, ni la frecuencia… Todo tiene que ver con cómo enfocas lo que estás haciendo para tu dolor lumbar. Tiene que ver más con la auto sensación de “auto reseteo”, tu cuello es neutral, tu espalda es neutra y recta como una tabla, etc.