deporte-dieta-wfitzone-perdida-peso

wfitzone-deporte-perdida-peso Si eres de las que han decidido adoptar un estilo de vida saludable e incluir el deporte en tu día a día estás de enhorabuena, ya has logrado la parte más difícil, dar el paso. Sin embargo, para conseguir una silueta más esbelta y saludable no basta con machacarse en el gimnasio y olvidarse del resto, si de verdad quieres adelgazar una rutina ‘fitness’ no será lo único a lo que tendrás que recurrir para deshacerte de los kilos de más. Si entrenas varias veces a la semana y sin embargo no notas cambios en tu cuerpo, la frustración te hará replantearte qué es lo que haces mal. ¿Te has parado a pensar que una hora al día de deporte no es la solución a las 23 horas restantes de malos hábitos? Numerosos estudios científicos revelan que para adelgazar, un 30% depende del ejercicio mientras que el 70% restante de la dieta. Contamos con la opinión de expertos para explicarte los errores más comunes que puedes estar cometiendo y que impiden que tus sesiones de entrenamiento no sean tan fructíferas como deberían.

Realizas siempre la misma rutina de ejercicios

Muchas veces por pereza o falta de conocimiento se tiende realizar la misma tabla de ejercicios una y otra vez, un error muy extendido. Para tonificar la silueta y quemar el mayor número de calorías posible, los expertos recomiendan trabajar un grupo muscular cada día y combinar disciplinas diferentes para que nuestro organismo no se acostumbre a la misma rutina y pueda seguir acelerando el metabolismo (con ello fomentando la pérdida de grasa). «La clave de un buen entreno es la variedad y a combinación de fuerza y cardio»

Te olvidas de las pesas

Las mujeres tendemos a realizar deportes cardiovasculares y evitar la sala de pesas del gimnasio por miedo a ensanchar la musculatura, un error que puede echar por tierra todo tu trabajo, sin embargo, la fuerza y el cardio van cogidos de la mano. «Si se quiere reducir volumen hay que combinar ejercicios de tonificación con otros aeróbicos. Haz entrenamiento de fuerza con poca recuperación y termina con un entrenamiento cardiovascular. Tu gasto calórico se disparará y desarrollarás mayor masa muscular que si sólo realizas ejercicio cardiovascular»

Intentar lograr resultados en pocos días

El pretender conseguir resultados en pocos días es la principal causa de la frustración y el abandono de los buenos hábitos. «Tenemos que ser realistas, no podemos pretender milagros. El poder hacer una rutina a diario, el esforzarse, ser constante y mezclarlo con una buena alimentación van a ser los responsables de que la persona consiga su objetivo»

Entrenar demasiado

Otro de los descuidos más comunes es el sobre esfuerzo. Ya sea por la presión de querer lograr resultados en poco tiempo o por creer que si se va más días al gimnasio se adelgazará más, entrenamos más de lo que nuestro cuerpo resiste poniendo en peligro nuestra salud y no rindiendo al máximo en nuestros entrenamientos. «Algunos con 2 o 3 días a la semana tienen suficiente mientras que otras personas hacen deporte 5 o 6».  La clave reside en encontrar tu propio equilibrio y darlo todo en cada uno de tus entrenamientos.

No descansar lo suficiente

Durante la noche nuestro cuerpo ‘se resetea’ y asimila el trabajo realizado y los nutrientes ingeridos, por eso es tan importante prestar atención a las horas de sueño. Un estudio de la Universidad de Chicago recoge que las personas que duermen una media de siete u ocho horas tienen más facilidad para perder peso que las que descansan menos y con interrupciones así que no te olvides de que si quieres rendir y notar resultados, nada mejor que un buen sueño reparador.

Te vas ‘de cañas’ a menudo

Si eres de las que al salir del gimnasio se van de cañas te diremos que no es lo más recomendable. Las bebidas alcohólicas son calorías vacías que sólo impedirán que te deshagas de la grasa, y si no te resistes a esa copita, mejor que sea de vino tinto (contiene unas 65 calorías), la variedad que menos engorda. A la hora de perder peso lo principal es la alimentación, y si no le prestas la atención que se merece, no pretendas lograr resultados efectivos en poco tiempo